No cabe duda de que hay quienes tienen una habilidad innata para la elocuencia. Aunque esta puede parecer una destreza que no es muy útil en muchas carreras, en otras como la política son importantísimas. Para poder hablar en público se requiere de una confianza bastante alta y un nivel de dominio del tema. No obstante, cuando se está frente a un público bastante grande no es difícil padecer de miedo a hablar en público, pero lo peor del caso es que si se llega a empeorar, se puede tornar en una glosofobia grave.

Lo peor del caso, es que a diferencia de otras fobias, esta afecta negativamente nuestra vida laboral y cotidiana. Ya sea para una exposición en la universidad o para explicarle a los socios de la compañía como va todo, la habilidad para hablar en público es realmente importante.

En base a todo esto, más adelante te explicamos qué es la glosofobia, cuáles son sus causas y cómo hablar en público.

¿Qué es la glosofobia?

La glosofobia es el miedo excesivo, irracional e incontrolable a la hora de encontrarse ante la acción de hablar en público. Debido al tipo de estímulo fóbico que explota la ansiedad, se trata de una fobia situacional.

El término glosofobia proviene de las palabras griegas glossa (lengua) y fobos (miedo).

La persona que padece glosofobia es incapaz de brindar un discurso en público, incluso cuando su vida profesional o estudiantil dependan de ello.

El nivel de nerviosismo del fóbico aumenta al máximo al saber que tiene que ofrecer algún discurso, incluso cuando este se presentará en meses más adelante.

En algunos casos, la fobia social puede ser quien detone el miedo a hablar en público, ya que esta fobia prácticamente imposibilita cualquier tipo de sociabilización.

Cabe destacar que es normal sentir cierto nivel de nervios o ansiedad antes de ofrecer un discurso, mucho más si se trata de un evento importante del cual dependa nuestro trabajo o estudio, no obstante, el fóbico no solo desarrolla un nerviosismo normal, sino uno que le imposibilita, bloquea y no permite desarrollar su vida normalmente.

Según el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM IV) una fobia destaca por ser:

  • Excesiva, en proporción de la situación y el peligro real.
  • Irracional, ya que el fóbico no es capaz de explicar exactamente porqué se desencadenan sus temores.
  • Incontrolable, ya que aunque el paciente sepa que está mal su actitud ante los hechos, no es capaz de inhibirse.
  • Persistente, ya que con el paso del tiempo no solo se mantiene, sino que tiende a agravarse hasta que se afronte la situación.

Síntomas del miedo a hablar en público

La glosofobia es un trastorno de ansiedad que presenta una sintomatología al estar expuesto a situaciones en las que se tenga que hablar en público.

miedo hablar en público

Dependiendo del nivel de la fobia, el que padece el trastorno puede llegar a sentir ansiedad extrema con tan solo imaginarse una situación en la que tenga que ofrecer un discurso.

Según el DSM IV, la sintomatología de una fobia puede variar según el paciente. No obstante, esta se reduce a 3 categorías distintas, dentro de las que figuran los síntomas físicos, cognitivos y conductuales.

Síntomas físicos

Los síntomas físicos son aquellos que se presentan directamente en el cuerpo presentando alteraciones al organismo. La hiperactividad en el sistema nervioso central es la causante. Algunos de estos síntomas son:

  • Aumento de la tasa cardíaca y la respiración.
  • Sensación de asfixia e irrealidad.
  • Nauseas, vómitos y mareos.
  • Confusión.
  • Temblores.
  • Malestar estomacal.
  • Desmayos.
  • Sudoración excesiva.

Síntomas cognitivos

Si bien los síntomas físicos son los más fáciles de percibir, también se crean otro tipo de síntomas denominados cognitivos que tienen lugar en la mente y que son recurrentes en las personas con miedo a hablar en público.

Estos síntomas son:

  • Ideas intrusivas e involuntarias que figuran escenarios ante los cuales el fóbico hace el ridículo, queda sin habla, etc.
  • Expectativas negativas sobre lo que puede pasar a la hora de hablar en público.
  • Miedo a no poder controlarse ante la situación.

Síntomas conductuales

Como es de esperar, la combinación de los síntomas físicos y cognitivos llevan al paciente a una serie de síntomas que afectan la conducta.

Regularmente, aquel que padece glosofobia evitará a toda costa tener que hablar en público sin importar cuál sea la situación.

Si la persona con miedo a hablar en público termina atrapado en una situación que conlleve dar un discurso, posiblemente incurra en el escape.

Causas de la glosofobia

No existe una causa específica que determine el origen de una fobia. Cada paciente la desarrolla de una forma totalmente distinta, aunque con regularidad, el miedo a hablar en público está relacionado con situaciones traumáticas o avergonzantes de la niñez o adolescencia al estar en público.

Además, la glosofobia también puede estar relacionada con una falta de confianza y baja autoestima.

Tratamiento de la glosofobia

Para hablar en público se puede someter al paciente al tratamiento de la glosofobia, el cual consiste en reiteradas sesiones psicológicas que permitan eliminar los pensamientos negativos y una superación del temor.

glosofobia panico

Cabe destacar, que una de las maneras más destacadas a la hora del tratamiento de la glosofobia es el uso de la exposición gradual, la cual consiste, como dice su nombre, en ir exponiendo al paciente a sus miedos de forma gradual.

Actualmente se puede hacer uso de realidad virtual para no exponer al fóbico a una situación que realmente amerite terror al paciente.

Cómo hablar en público y evitar la glosofobia

Para finalizar, te dejamos una lista de consejos y ejercicios útiles si lo que quieres es dominar tus miedos. La combinación de estos consejos con el tratamiento médico ayudarán a que superes la glosofobia más pronto de lo que piensas. Recuerda: tu eres lo que quieres ser.

Prepárate

La mayoría de las veces que alguien no logra superar su miedo a las alturas es porque siente que no está preparado para la ocasión. Contar con una buena confianza y preparación harán la diferencia.

Mentalízate: Yo sí puedo y estoy preparado para este discurso.

Evita las frases del tipo «estoy nervioso» o «¿y si lo olvido?». La confianza es primordial.

Práctica

Practicar no solo te ofrecerá confianza, sino que también permitirá que puedas prepararte lo suficiente para el gran día. Puedes probar a practicar con amigos o familiares.

Sé carismático

Tanto los presentadores como los que dictan un discurso requieren de carisma. Si bien esta habilidad no se desarrolla tan fácilmente, puedes probar a utilizar frases de otras personas al iniciar un discurso.

Deja de pensar

como hablar en público

El que no arriesga no gana. Deja de darle tantas vueltas a lo que tienes que hacer y enfréntate de cara a tus miedos. ¿Qué puedes perder realmente?

Todos tenemos derecho a equivocarnos, pero no a rendirnos.

Fija un plan B

Cuando los nervios llegan, traicionan a nuestro cerebro. Puede que estés muy preparado, pero si tus nervios te dominan puede que olvides parte de lo que tienes que decir.

Si esto pasa, recurre al plan B: hablar a tu público desde tu perspectiva del tema. No importa si no te sabes al pie de la letra tu discurso, con tu dominación del tema serás capaz de hablar de él.

Esta es una técnica muy utilizada por los que realizan discursos y les permite incluso hablar de cosas de las que no tienen idea, pero mientras que el público vea tu confianza en ti mismo, ellos se comerán el cuento si no saben nada al respecto.

Mantén la sonrisa y la voz

Tanto la sonrisa como la voz son factores determinantes que demuestran la confianza de quien habla. Mantener ambas hará que la atención se mantenga en ti.

Fuentes consultadas:

  • Fobias: MedlinePlus. (s.f.). Recuperado 18 mayo, 2019, de https://medlineplus.gov/spanish/phobias.html
  • Colaboradores de Wikipedia. (2019b, 31 agosto). Glosofobia – Wikipedia, la enciclopedia libre. Recuperado 2 septiembre, 2019, de https://es.wikipedia.org/wiki/Glosofobia
  • Pichot, P., American Psychiatric Association, Aliño, J. J. L. I., & Miyar, M. V. (1995). DSM-IV: manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales(4ª ed.). Barcelona, España: Masson.

¡Déjanos un comentario!