Las arañas son uno de los animales más comunes en las habitaciones, principalmente aquellas que están deshabitadas o muy solas. Sin duda, existen muchas especies que pueden ser peligrosas para los humanos, tal es el caso de la tarántula gigante. Sin embargo, la mayoría de estas son inofensivas.

Y es que no es nada anormal tener miedo a una araña venenosa o peligrosa, pero cuando el miedo es por un insecto inofensivo que no causa ninguna amenaza, entonces hablamos de aracnofobia o miedo a las arañas.

¿Qué es la aracnofobia o miedo a las arañas?

Las personas que padecen aracnofobia sufren de un terrible pánico al estar en contacto con una araña, verla o imaginarla. Este miedo es excesivo y dificulta una vida normal.

«La aracnofobia es considerada como el asco o miedo incontrolable a las arañas.»

Los aracnofóbicos podrían llegar a alterarse incluso con ver telaraña en un lugar o estar atentos a lugares que no parezcan muy bien limpios y donde podrían criarse estos insectos.

Según la DSM IV, una fobia específica como la aracnofobia se caracteriza por ser un miedo excesivo, irracional y que genera un estado de evitación de las situaciones que puedan conllevar el enfrentamiento contra el estímulo fóbico (la araña).

Síntomas de la aracnofobia

Los síntomas de esta fobia no varían demasiado en comparación a otro tipo de fobias específicas. Con regularidad, el fóbico al entrar en contacto, imaginar, ver, oler o sentir una araña o telaraña padecerá de:

  • Ataques de pánico.
  • Dolor en el pecho.
  • Sensación de pérdida de control.
  • Nauseas.
  • Taquicardia.
  • Respiración agitada.
  • Sensación de ahogo.
  • Parálisis o necesidad de escape de la situación.
  • Evitación de situaciones que puedan estar envueltas con arañas (lugares viejos, silos, casas abandonadas, etc.)
  • Sudoración excesiva.
  • Temor constante.
  • Malestares estomacales.

¿Cómo distinguir entre aracnofobia y miedo a las arañas?

Como habrás entendido, el miedo a las arañas y la aracnofobia no son lo mismo. El fóbico siente miedo y no es capaz de controlarlo.

Distinguir entre ambos términos es sencillo. La persona que padece fobia a las arañas es incapaz de evitar a las arañas o enfrentarse a ellas, incluso cuando se trata de especies inofensivas.

De la misma forma, el que sufre una fobia no es capaz de mantenerse en calma al escuchar el sonido de una araña, ver telarañas o incluso imaginarse uno de estos animales.

El que tiene miedo, en cambio, es capaz de enfrentar su miedo o simplemente dejar el lugar con las arañas en calma, sin hacer ningún alboroto.

Causas del miedo a las arañas

Una fobia puede generarse por diferentes motivos, cada uno completamente distinto basándose en cada sujeto. Puede basarse en alguna situación peligrosa, conductas aprendidas o incluso puede tratarse de un miedo heredado.

No obstante, además de las causas reseñadas anteriormente, hay una adicional que se basa en que quizás el miedo a las arañas viene de nuestros antepasados.

Los constantes altercados con arañas llevaron a nuestros antepasados a desarrollar repulsión a estos animales.

Y es que es normal y natural que para la mayoría se sienta asco o repugnancia al tan solo divisar las patas de una araña o sentirla encima del cuerpo.

Claro, que aunque esta sensación pueda ser bastante natural como una respuesta al cuerpo ante un intento de supervivencia, las fobias no lo son, y al contrario de esto, afectan negativamente la vida de quienes la padecen.

Tratamiento

La aracnofobia es un trastorno tratable mediante diversas técnicas y medicamentos. Algunos de estos son:

Método cognitivo

Es normal temer a una araña venenosa, pero no a una muy pequeña e inofensiva. Esto es lo que se hace entender al paciente durante sesiones de relajación y aumento de la tolerancia a los arácnidos.

Método de exposición

Apenas el 1% de las arañas representan un peligro para los humanos.

La técnica más efectiva es esta y consiste en exponer al paciente a sus miedos paulatinamente, de manera prolongada y al ritmo de éste.

Por supuesto, esta técnica es realizada con arañas que no sean peligrosas para preservar la salud de los pacientes.

Actualmente no es necesario exponer a los fóbicos al temor real al utilizar cascos de realidad virtual. La técnica es bastante efectiva y no pone en riesgo al paciente.

Método farmacológico

Aunque puede acarrear efectos secundarios, también se pueden prescribir medicamentos para evitar la ansiedad y la depresión que pueden generar las fobias.

Este es el método de último recurso para la mayoría de psicólogos.

Fuentes consultadas:

  • Fobias: MedlinePlus. (s.f.). Recuperado 18 mayo, 2019, de https://medlineplus.gov/spanish/phobias.html
  • Colaboradores de Wikipedia. (2019b, 31 agosto). Aracnofobia – Wikipedia, la enciclopedia libre. Recuperado 2 septiembre, 2019, de https://es.wikipedia.org/wiki/Aracnofobia
  • Pichot, P., American Psychiatric Association, Aliño, J. J. L. I., & Miyar, M. V. (1995). DSM-IV: manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales(4ª ed.). Barcelona, España: Masson.

¡Déjanos un comentario!