Es normal tener miedo a las alturas cuando se está en una situación que pueda amenazar nuestra integridad. No obstante, cuando este miedo es totalmente irracional e incontrolable, este miedo pasa a ser considerado como una acrofobia.

Según diversos estudios realizados se trata de una de las fobias más comunes, afectando entre el 2% al 5% de la población global. Además, se trata de un trastorno mucho más común en mujeres que hombres.

¿Qué es la acrofobia o miedo a las alturas?

La acrofobia es un miedo incontrolable, e irracional a las alturas que puede causar incapacitación parcial o absoluta de quien se expone al estímulo fóbico.

Es decir, tener miedo a las alturas en una situación de real peligro es normal, se trata de algo que es parte del instinto de conservación de los humanos, sin embargo, cuando este miedo es incontrolable e ilógico se trata de una fobia.

Con regularidad el miedo a las alturas afecta directamente en el estilo de vida de quien lo padece. Además, el estímulo fóbico puede llegar a ser irracional, activándose por situaciones como subir escaleras empinadas, acercarse a balcones seguros y con una baranda alta o incluso hasta subir ascensores.

Cabe acotar que una persona con acrofobia no necesita exponerse directamente a un lugar elevado. Con tan solo imaginar el hecho la persona podría empezar a sentir los síntomas de la acrofobia.

No se debe confundir la acrofobia con la aerofobia. Ambos son términos distintos, aunque muy relacionados.

Diferencias entre acrofobia y vértigo

El vértigo y la acrofobia son dos temas distintos. Mientras que la acrofobia consiste en un miedo incontrolable e irracional por las alturas, el vértigo consiste en la alteración del sistema vestibular del oído interno que se encuentra relacionado directamente con el equilibrio.

La gran diferencia entre la acrofobia y el vértigo radica en la realidad de un problema. Mientras que el vértigo es causado por problemas físicos del oído interno, la acrofobia consiste en un temor incontrolable generado por una ilusión.

Es decir, la acrofobia y el vértigo están relacionados, más no son lo mismo ni presentan los mismos síntomas.

Causas del miedo a las alturas

Cada persona puede desarrollar miedo a las alturas bajo diferentes circunstancias, no obstante, la mayoría de veces suele tratarse de un miedo infundado por:

  • Ideas creadas en base a una situación ficticia que no ha sucedido.
  • Experiencias traumáticas del pasado, principalmente durante la niñez.
  • Un instinto de supervivencia exagerado.
  • Herencia de miedo a las alturas mediante conductas aprendidas de padre a hijo.

Síntomas

En general, la mayoría de síntomas de la acrofobia son iguales a los de otras fobias. Algunos de los síntomas del miedo a las alturas son:

  • Taquicardia.
  • Tensión muscular y agitación.
  • Temblores en todo el cuerpo.
  • Elevados niveles de ansiedad.
  • Pérdida del control.
  • Ataques de pánico incontrolables.
  • Dolor de cabeza.

Superar el miedo a las alturas

La manera más efectiva y utilizada para superar la acrofobia es la técnica de exposición. Esta técnica consiste en ir enfrentando la fobia mediante exposiciones cortas que con el paso del tiempo irán aumentando.

Como es de esperar, estas pruebas son realizadas de forma controlada y no representan un peligro para el paciente.

Fuentes consultadas:

  • Fobias: MedlinePlus. (s.f.). Recuperado 18 mayo, 2019, de https://medlineplus.gov/spanish/phobias.html
  • Vértigo:diagnóstico y tratamiento. Clínica Universidad de Navarra. (2013, 13 abril). Recuperado 18 mayo, 2019, de https://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/enfermedades/vertigo
  • 11 Curious Acrophobia Statistics. (2014, 4 septiembre). Recuperado 18 mayo, 2019, de https://healthresearchfunding.org/acrophobia-statistics/

¡Déjanos un comentario!