Todas las personas tienen miedos internos que de alguna u otra forma les inhiben de realizar acciones que para muchos parecen normales. Sin embargo, cuando los miedos son muy grandes y generan una ansiedad terrible suelen ser considerados fobias.

En esta web podrás conocer en detalle todo sobre las fobias. Desde las más comunes hasta las más raras, cómo se clasifican y cómo tratarlas para tener una vida saludable. Sigue leyendo, porque te explicamos en detalle todo lo que debes saber al respecto.

Significado de fobia u origen de la palabra

La palabra fobia tiene su origen en los dioses Fobos y Ares de la mitología griega. La creación del término hace referencia a que tanto Fobos (hijo de Ares) como Ares (Dios de la guerra) inspiraban terror.

Cada una de éstas tiene un término clínico que hace uso del sufijo «fobia» y el prefijo suele ser creado en base a palabras en griego.

lista de fobias

Por ejemplo, el miedo irracional a las alturas tiene un término clínico llamado acrofobia, el cual está compuesto por el prefijo «akros» (altura), lo que se traduciría a horror a las alturas.

¿Qué es una fobia?

Una fobia es un miedo incontrolable, irracional e intenso ante situaciones que no representan ningún tipo de peligro. Además, estas se suelen detectar por el alto nivel de ansiedad que generan en quienes las sufren.

Este trastorno de salud emocional y físico es padecido por una gran cantidad de la población y según datos, existen tantas personas como fobias. De hecho, las fobias pueden generarse en base a experiencias, por lo cual una experiencia negativa puede ser la causante de un nuevo y extraño tipo de fobia.

Regularmente este tipo de trastornos suelen ser ocasionados en base a experiencias traumáticas durante la niñez o adultez.

acrofobia - miedo a las alturasmiedo a espacios abiertos

Existen también algunos casos donde este trastorno puede ser generado por situaciones totalmente desconocidas tanto por quien las sufre como por el médico que le trata.

Hay que tomar en cuenta, además, que fuera de los miedos comunes de los que hemos hablado anteriormente, también existen algunos tipos de fobias que no representan un temor, sino una actitud negativa ante personas o cosas, tal cual se da el caso de la xenofobia, un tipo de fobia que consiste en el prejuicio, discriminación y odio de los extranjeros.

De la misma forma, también se le clasifica clínicamente como fobia a padecimientos que están relacionados con la intolerancia a ciertos factores.

Por ejemplo, la fotofobia puede ser considerada como el miedo a la luz, pero también como una situación clínica que imposibilita el recibir luz, ya que puede producir enfermedades de la vista.

Causas de las fobias

«Cada cabeza es un mundo» dicen y esto es bastante cierto. Por lo menos, en el tema de las fobias, cada una puede crearse bajo diferentes situaciones. Por ejemplo, si se trata de una persona con claustrofobia (miedo a los espacios cerrados) bien podría tratarse de una situación de encierro de pequeño o una situación traumática que esté relacionada con habitaciones pequeñas.

miedo a todomiedo escénico

Según estudios, la mayoría de fobias son generadas durante la niñez temprana, principalmente durante los primeros 8 años de edad.

Cabe añadir, que las fobias son más probables en personas que sufren de altos niveles de ansiedad.

Consecuencias de las fobias

Una fobia no tratada puede hacerse presente cada vez con mayor fuerza. Es por esto que se recomienda tratar estos miedos lo más pronto posible.

En general, las consecuencias de las fobias son:

  • Depresión y frustración.
  • Abuso de drogas y alcohol.
  • Agresividad y mala toma de decisiones si se es adolescente.
  • Reducción del rendimiento y la confianza propia.
  • Ansiedad social.
  • Reducción en la interacción social.

Síntomas de las fobias

A pesar de que existen muchísimos miedos irracionales, los síntomas de las fobias suelen ser los mismos para casi todos los padecimientos.

En general, las personas que sufren de algún tipo de fobia suelen contar con 3 tipos de síntomas, los cuales son:

Síntomas físicos

Los síntomas más fáciles de detectar en una persona que tiene este trastorno son los físicos. Algunos de estos son:

  • Sudoración excesiva e incontrolable.
  • Respiración agitada y anormal, como si de una situación de alto estrés se tratase.
  • Aceleración del ritmo cardíaco.
  • Escalofríos en el cuerpo.
  • Temblores involuntarios e incontrolables.
  • Dolor en el pecho y dificultad para respirar.
  • Sequedad de boca.
  • Malestar estomacal.
  • Dolor de cabeza excesivo que inicia justo con la activación de la fobia.
  • Mareos e incluso desmayos por situaciones de alto estrés.

Síntomas psicológicos

Igualmente, la fobia tiene ciertos síntomas psicológicos como por ejemplo la distorsión de pensamientos en relación al estímulo o situación.

fobias comunes

El paciente puede maximizar los miedos, llevándolos a niveles totalmente irreales y ridículos. Un ejemplo de esto, es que aquellas personas que, por ejemplo, sufren miedo a los payasos, creen que por acercarse a uno podrían tener ciertos problemas relacionados con el inicio o causa de la fobia.

De hecho, una persona que padece de miedo a los payasos podría tener como estímulo fóbico el solo visualizar un payaso en una fotografía.

Cabe añadir que muchas personas con este tipo de trastornos son conscientes de que sufren una fobia, no obstante, no son capaces de controlarlas, lo que puede llevar a una sensación de impotencia.

Síntomas conductuales

Como es de esperar, la fobia puede influir directamente en la conducta de quien la sufre. Algunos de los síntomas conductuales de las fobias son:

  • Dificultad e imposibilidad de realizar tareas que no acarrean ningún peligro real para la mayoría.
  • Evitación de la situación que pueda activar el estímulo fóbico.
  • Voz temblorosa, muecas faciales, extraños movimientos, rigidez y otro tipo de conductas anormales.

¿Tengo fobia?

Detectar una fobia es mucho más sencillo de lo que parece, sin embargo, esta se trata de una tarea de psicólogos capacitados. Existen algunos test de fobia que son capaces de analizar un grupo de respuestas para dar resultados positivos o negativos sobre la existencia de una fobia, sin embargo, la detección más concreta se realiza mediante análisis psicológicos sumados de pruebas físicas realizadas por un psicólogo o psiquiatra.

Cómo tratar una fobia

Tanto la detección como el tratamiento de las fobias es parte del trabajo del psicólogo, psicoanalista o psiquiatra. Una vez detectado el problema, los médicos tendrán que aplicar algunos de los tratamientos a continuación:

Métodos acreditados para tratar una fobia

Este tipo de métodos son los más utilizados en las sesiones para contrarrestar los estímulos fóbicos y cuentan con aval médico a nivel global.

Técnica de exposición

La técnica de exposición se basa en la teoría del aprendizaje. A su vez, esta consiste en hacer que el sujeto se someta poco a poco a una confrontación con el estímulo fóbico de manera gradual y progresiva.

Esta técnica es una de las que cuenta con mayor efectividad y lo más importante, es que no es agresiva. El psicólogo siempre irá al ritmo del paciente, tratando de que él avance con el tratamiento hasta superar por completo sus temores.

Desensibilización sistemática

Una técnica mucho más suave es la desensibilización sistemática y funciona muy bien como un complemento para iniciar un tratamiento de fobias.

La técnica consiste en que el paciente recurra a la imaginación del estímulo fóbico para exponerse a este. Durante el ejercicio, el paciente deberá controlar la ansiedad y estrés generado por dicho pensamiento.

Con la confrontación progresiva de los miedos la persona va perdiendo poco a poco sus temores, lo que le permitiría llegar a la confrontación física de la fobia en cuestión.

Terapia cognitiva

La terapia cognitiva es un tipo de terapia psíquica que consiste en la interpretación de los hechos que están afectando al paciente. En base a esto, se busca que la persona reduzca su miedo paulatinamente.

Métodos desacreditados o con pocos estudios para tratar una fobia

Además de los métodos tradicionales, también hay algunos que se venían trabajando en tiempos anteriores, pero que actualmente se encuentran desacreditados. De la misma forma, fijamos algunas terapias que no gozan de estudios suficientes que confirmen su funcionamiento.

Programación neurolingüística (PNL)

La programación neurolingüística es un tipo de técnica que se basa en la manera en que el sistema nervioso se ve afectado por el proceso de comunicación. Según aquellos que defienden el sistema, la PNL usa la comunicación para crear un efecto hipnótico y psicoeducativo.

Sin embargo, estudios recientes aseguran que la programación neurolingüística no brinda ningún tipo de beneficios y las teorías utilizadas tienen errores, lo que ha llevado a que se trate de una pseudociencia desacreditada.

Terapia de choque

La terapia de choque o terapia de shocks es la más agresiva de todas para tratar las fobias. Consiste en la exposición forzada al estímulo fóbico por un cierto periodo de tiempo. Hoy en día no suele utilizarse este método para tratar las fobias.

Terapia de flores de Bach

La terapia floral de Bach es un tipo de tratamiento natural basado en utilizar la esencia de las flores para controlar los efectos negativos de la ansiedad, estrés y preocupaciones.

En teoría, la terapia de las flores de Bach contribuye con la «cura del alma y la personalidad» mediante esencia de flores.

Sin embargo, muchos especialistas se mantienen escépticos hacia dicha técnica debido a la falta de pruebas científicas y gran parte de las bases teóricas de dicha terapia.
Algunos expertos aseguran que este tratamiento probablemente solo brinde un efecto placebo en los pacientes.

Libros y grupos de autoayuda

Tanto los libros, como los grupos de autoayuda también representan una ayuda para las personas que sufren de fobias. El tener contacto con terceros que hayan pasado por las mismas situaciones de ansiedad debido a un estímulo fóbico.

No obstante, esta técnica podría no funcionar con cualquier persona y necesita de iniciativa propia del paciente.

Hipnosis

La hipnosis es un estado mental que según aquellos que lo aplican, aseguran que pueden llevar a la persona a un estado mental controlado mediante técnicas de sugestión o autosugestión.

Esta técnica es utilizada para tratar fobias, sin embargo, no se tienen suficientes pruebas que avalen su funcionamiento. Además, cabe añadir que está comprobado que no todo el mundo es hipnotizable.

Tipos de fobias

Existen diferentes tipos de fobias. En esta web las clasificaremos en base a lo común y al tipo que puede ser. Veamos:

Fobias según la cantidad de personas afectadas

Dentro de esta clasificación nos encontramos con las fobias comunes y no comunes:

Fobias comunes

Este tipo de fobias son las más conocidas a nivel global debido a que la mayoría de personas lo padecen. Dentro de estas nos encontramos con el miedo a las arañas, miedo a viajar en avión y el temor a los lugares cerrados.

Fobias raras

Así como hay fobias comunes, también están aqullas raras que rara vez se llegan a encontrar. Ejemplos son el miedo a la desnudez y el miedo a dormir.

Fobias según su tipo

Otra clasificación que podemos darle a las fobias es según su la manera en que afecta:

Fobias sociales

Las fobias sociales o trastorno de ansiedad social (TAS) consiste en un miedo a pasar situaciones incómodas durante reuniones o situaciones sociales. Se trata de una de las fobias más comunes.

Fobias especificas

Las fobias específicas o simples son aquellas que causan un miedo irracional hacia algún objeto, animal o actividad que en realidad no presenta ningún peligro.

Fobias de impulsión

La fobia de impulsión es una de las menos comunes de todas. Esta consiste en tenerse miedo a sí mismo de hacerse daño o dañar a seres queridos.

Qué son las fobias, tipos y cómo superarlas
5 (100%) 1 vote